los sentimientos del alma

Un consejo

                                             http://coia.blogdiario.com/img/2 

 

Cuando yo era niña y me encolerizaba, mi abuela me decia: “Antes de gritar cuenta hasta diez”.  Era una  buena estrategia, ya que al llegar a diez, no me acordaba del motivo por el cual me habia enfandado.

Con los años he mejorado esa estrategia, incorporando el uso de la respiración. Lo único que tienes que hacer es lo siguiente: cuando sientas que estás enojándote, realiza una larga y profunda inspiración, y mientrás lo haces, di para ti el numero uno. A continuación, relaja todo el cuerpo mientras espiras. Repite el mismo proceso con el número dos, y continúa hasta veinticinco. Lo que estás haciendo en este caso es limpiar la mente mediante una versión reducida de un ejercicio de meditación.

Esta combinación de contar y respirar resulta tan relajante que te será casi imposible continuar enojado cuando acabes. El incremento del oxigeno en los pulmones y el tiempo transcurrido entre el momento en que te enfadas y el instante en que acabes el ejercicio te permitirá aumentar tu sentido de la perspectiva. Esto contribuirá a que las "cosas grandes" te parezcan "pequeñeces".

El ejercicio es igualmente eficaz para trabajar el estrés o la frustración.

Siempre que te sientas un poco trastornada, ponlo a prueba.

 

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: